¡Puntualidad de Ballena! Llegan los primeros ejemplares a Chubut

El pasado 21 de abril los guardafaunas del Área Natural Protegida El Doradillo, a 15 kilómetros de Puerto Madryn, registraron la presencia de dos ballenas frente a la playa La Cantera. Y es que, como cada año, entre los meses de abril y mayo comienzan a arribar las primeras ballenas francas al área de cría y reproducción en Península Valdés. Las primeras en llegar suelen ser individuos solitarios como adultos, hembras preñadas y juveniles.

 

 

Los datos científicos del Programa de Investigación Ballena Franca Austral del Instituto de Conservación de Ballenas (ICB) y Ocean Alliance indican, al igual que los datos de estudios y censos de ballenas realizados por investigaciones del Centro Nacional Patagónico (CENPAT-CONICET), que hasta la actualidad, las ballenas no llegan antes.
Las primeras ballenas llegan en los meses de abril-mayo, y el número máximo se concentra en los meses de agosto-septiembre, que es cuando se producen la mayor cantidad de nacimientos.
Un área de cría y reproducción
Más de 1.000 ballenas francas llegan cada año provenientes de sus áreas de alimentación a las costas del Área Natural Protegida Península Valdés, en la provincia de Chubut.
Desde abril a diciembre estas aguas se convierten en el área de reproducción y cría de una de las poblaciones más grandes existentes de esta especie en el hemisferio sur. Las hembras dan a luz y amamantan a sus crías. Otras vienen a destetar a las que nacieron el año anterior y a aparearse.
La concentración más elevada de individuos se observa entre agosto y septiembre, luego de producida la mayoría de los nacimientos. En octubre las ballenas comienzan a migrar hacia sus zonas de alimentación, y ya para diciembre son muy pocas las ballenas que se observan en Península Valdés.

 

 

 

El calendario de las ballenas francas
Enero-Marzo
En general no se observan ballenas francas en Península Valdés, ya que se encuentran alimentándose o migrando hacia sus sitios de alimentación.
Abril-Mayo
Llegan las primeras ballenas a Valdés, pero son muy pocas y la mayoría son individuos solitarios (adultos, hembras preñadas o juveniles).
Junio-Julio
Siguen arribando más ballenas. Se observan madres con cría del año anterior para el destete y se producen los primeros nacimientos.
Agosto-Septiembre
Es cuando se producen la mayoría de los nacimientos.
También se observan grupos de cópula, adultos y juveniles solitarios. Son los meses de mayor abundancia de ballenas en el área.
Septiembre
Casi todos los ballenatos ya han nacido (aunque pueden producirse nacimientos en estos meses también), y se los ve jugando mientras sus madres descansan para reservar energía y nutrientes.
Siguen observándose grupos de cópula.
Octubre-Noviembre
Madres y crías comienzan a prepararse para la migración a las áreas de alimentación y varias dejan Valdés.
La mayoría de los adultos solitarios ya han dejado el área.
Diciembre
Pocas ballenas quedan en Valdés.
Las pocas que quedan son adultos o juveniles solitarios y algunas madres con cría.

 

Fuente: https://www.youtube.com/channel/UCKab2MZo3hUztqv7kUMFX2A
¡Gracias José Luis Lazarte por tu trabajo!

 

¿Cuándo puede realizarse avistaje de ballenas en Valdés?
La temporada de avistajes embarcados se inicia a mediados de junio y se extiende hasta principios de diciembre.
La provincia de Chubut regula la actividad para que se efectúe en forma responsable y evitando el impacto negativo sobre las ballenas y su entorno.
Las excursiones turísticas de avistaje embarcado se realizan solamente saliendo desde Puerto Pirámides y la navegación con estos fines es solamente permitida en la zona del Golfo Nuevo comprendida entre Punta Piaggio y Punta Cormoranes.
Actualmente son seis las empresas habilitadas para desarrollar esta actividad turística.
El avistaje costero, sin embargo, puede realizarse en cualquier momento mientras las ballenas se encuentran en las costas de Península Valdés. Un sitio muy popular para verlas es el Área Natural Protegida El Doradillo, ubicada a unos 15 km de la ciudad de Puerto Madryn, desde cuyas playas pueden verse las ballenas a muy pocos metros de la costa. La experiencia de observarlas desde las playas o acantilados es excepcional ya que es posible seguir durante largos periodos de tiempo los comportamientos naturales de las ballenas sin la interacción con las embarcaciones.
La migración de las ballenas francas
Esta especie tiene hábitos migratorios y se distribuye exclusivamente en el hemisferio sur, entre los 20º y 64º de latitud.
Durante la época de cría (otoño a primavera) sus poblaciones se congregan frente a las costas de Sudamérica, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda.
Las ballenas francas que se avistan en las costas de Chubut pertenecen a la población del Atlántico Sudoccidental y también se pueden observar en las costas de Uruguay y el sur de Brasil.
Al finalizar la temporada de cría y reproducción se dirigen hacia las áreas de alimentación, que en el caso de la población de Península Valdés se encuentran próximas a las islas Georgias del Sur y a lo largo del Mar Patagónico.
Fuente: Tiempo Sur
Texto editado y corregido por Redacción Informador Turístico